La Telesita

foto1
foto1
foto1
foto1
foto1
peondecampo

Peondecampo

Facebook

En las provincias de Santiago del Estero, y Chaco, principalmente en Santiago del Estero, en la localidad de Tojona, en la costa Saladina vivía una hermosa joven, hija de una familia acaudalada a quien le gustaba mucho la música y el baile. La muchacha se internaba a menudo en el bosque ya se sentía gusto siendo rodeada por la naturaleza.

Conocida como "La Telesita" siendo su verdadero nombre Telésfora Castillo o Teresita del Barco. Se sostiene que era hija de Don Pedro del Barco y María Rosa Gómez, muy bonita de cabello negro, ojos azules y que pasó su infancia en la estancia “La Aurora” en las sierras de Guasayán.

Cuando llega el momento de comenzar con su educación la familia se traslada a una casona que tenía en la ciudad de Santiago del Estero. Su padre, sintiéndose acosado por sus adversarios políticos, decide abandonar la ciudad y volver a la estancia. la telesita

Con los peones de los obrajes y arrieros del lugar aprendió sobre la vida en el campo: conoció la fauna y flora de la región, conoció las bondades sobre todo de las de las plantas medicinales. Sus padres deciden volver a Santiago para contactarse nuevamente con la sociedad ya que “La Telesita” llegaba a la edad de formar pareja. Por ese motivo Don Pedro y su esposa viajan ellos solamente en una primera etapa, pero al llegar encuentran un panorama distinto al pensado ya que el cólera estaba asolando la ciudad, motivo por el cual deben cumplir con el periodo de cuarentena obligatoria antes de regresar a la estancia, pero son víctimas de la peste.

Al enterarse de la muerte de sus padres, la angustia, el dolor y la tristeza hacen que Teresita abandone la estancia y se traslade a un valle cerca de Santiago. En ese lugar conoce a quien seria el amor en su vida, un joven estanciero llamado Eumelio Ahumada. Con la llegada los carnavales y arma fiestas y bailes en distintos lugares, en uno de esos encuentros un joven baila con Teresita, originando el comentario de los concurrentes, La actitud agresiva de este muchacho provocando constantemente a Eumelio, genera, en actitud propia de la época, que para defender su amor la alternativa era un reto a duelo en tres instancias: primero duelo de payadas, segundo duelo de malambo y finalmente duelo criollo, a cuchillo. Pasadas las dos primeras instancias ninguno resulta vencedor, siendo el duelo a cuchillo la instancia final, Los jóvenes enamorados combaten ferozmente pero solo la parca resulta ganadora ya que ambos resultan mortalmente heridos.

Teresita escapa del lugar, instalándose en una precaria vivienda cercana a La Banda, despojáda de todos sus bienes, los que había repartido entre los mas necesitados, continua siendo visitada por la gente en busca de alivio para las enfermedades a los que ayuda preparando unguentos y remedios caseros en base a lo aprendido sobre plantas medicinales de la zona. Debido a esto su fama de curandera se fue extendiendo por la region.

Algunos cuentan que en un dia de invierno “la Telesita”, en el interior de su choza, para darse calor se durmio muy cerca del fuego y las llamas alcanzaron los harapos con que vestía, siendo consumida por el fuego.

Otra version cuenta que que la familia de Telésfora era muy pobre, por eso andaba descalza y en harapos, siendo ella solo una joven que deambulaba por los montes asistiendo con frecuencia a los bailes y velatorios,Su presencia muy valorada por la gente, tanto que al no concurrir a uno de esos bailes salieron a buscarla y la encontraron en el interios del monte carbonizada al lado de una fogata.

Como toda leyenda la historia de Telésfora Castillo fue pasando de generación en generación con los cambios y modificaciones propias de cada narrador.
Hoy en dia sobre todo en Santiago del Estero y el Chaco se encomiendan a ella, ya que la consideran un anima o alma milagrosa , que sigue vagando por los montes y caminos donde tantas veces la encontro algun paisano durmiendo.
Le piden favores en caso de enfermos, ganar una cuadrera, encontrar algun objeto perdido, hacer llover, etc. ofreciéndole a cambio un baile al que se denomina Telesiada

Las “Telesiadas” son todo un rito y no tienen un lugar fijo ni un altar ya que al morir quemada sus cenizas fueron esparcidas por lo cual no hay tumba con sus restos, se le debe hacer una petición o rogativa a “La Telesita” para conseguir de sus favores,
Se prepara con anticipación una masa de harina de trigo con la que debe modelar un angelote representativo y cocinarlo en el horno de su casa hasta que se dore, el que se colocara en el centro de la mesa siendo el espiritu de “La Telesita”.

El promesante debe beber siete copas de alguna bebida alcohólica por ella,generalmente vino, aloja, caña o algun otro aguardiente hervida con poleo, luego tiene que bailar descalzo siete chacareras en su memoria, mientras sigue tomando, hasta que se consumen las siete velas encendidas en un altar previamente preparado dentro de un rancho. Recién una vez consumidas las siete velas, comienza la algarabía general, llena de alcohol, empanadas, asado y al ritmo de guitarras, bombos, bandoneones y violines que tocan gatos, escondidos, malambos, zambas y chacareras, acompañados por el estruendo y la humareda de los cohetes.

“La Telesita” se encuentra presente en la poesía, el folclore, en el teatro (Clementina Quenel hizo una obra con su historia), Andrés Chazarreta y Agustín Carbajal le dedicaron una chacarera, al igual que Jorge Cafrune; Gabino Cora Peñaloza y Manuel Gómez Carrillo escribieron un estilo, tambien existe un romance llamado "La Telesita" de León Benarós y hay además algunos poemas anónimos.
Letra de la Telesita de Agustin Carabajal
LA TELESITA
Telesita la manga mota
tus ropitas están rotas
por la costa del Salado
tus pasos van extraviados.

no preguntes por tu amor
porque nunca lo hallarás
un consuelo a tu dolor
en el baile sentirás.

Por esos campos de Dios
te lleva tu corazón
sin saber que tu danzar
es tan sólo una ilusión

Telesita la manga mota,
tus ropitas están rotas (bis)

Rezabaile del querer
con su música llamó
pies desnudos bajo el sol
la Telesita llegó.

Y así te verán bailando
loca en cada amanecer
como metida la danza
muy adentro de tu ser.

Ay, Telésfora Castillo
tus ojos no tienen brillo
lo han perdido tras el monte
o buscando el horizonte.

con un bombo soñador
un violín sentimental
y un cieguito al encordao
el baile va a comenzar.

Tu esperanza se perdió
déle bailar y bailar
lleva tu pecho un dolor
pero no sabe llorar.

Telesita la manga mota
tus ropitas están rotas (bis)

Pobre niña que un fogón
tu cuerpito calcinó
y en la noche de los tiempos
todo el pueblo te lloró.

y así te verán bailando
loca en cada amanecer
como metida la danza
muy adentro de tu ser.

fuentes:

www.cuco.com.ar/
es.wikipedia.org/wiki/
www.folkloredelnorte.com.ar
www.lagazeta.com.ar

MiriamTarot
Cursos Online