Gato y Mancha-La leyenda

foto1
foto1
foto1
foto1
foto1
peondecampo

Peondecampo

Facebook

Gato-Mancha Y Aimé Tschiffely, una historia que se ha converido ya en Leyenda

La historia comienza cuando por el año 1924 Don Emilio Solanet (fallecido en 1979) y su esposa la Sra. Emilia Testevin se hacen cargo, luego de la muerte de su hermano Felipe Solanet a la edad de 47 años, de la estancia “El Cardal” ubicada en los pagos de Ayacucho a unos 300Km de la ciudad de Buenos Aires,
La misma había sido comprada en el año 1882 por Felipe Solanet (padre de Emilio), llegado de Francia junto a Pedro Gassebayle.
Con Emilio recibido de veterinario al frente de la administración de la estancia y gran conocedor de las provincias, sobre todo de Chubut donde adquiere gran cantidad de vacunos para la estancia a fin de ir mejorando la calidad de los mismos, comienza a interesarse por los caballos que usan los indios de la región. Así fue que en 1812 Adán García emprende un arreo de yeguas y algunos padrillos, comprados al cacique tehuelche Sacamata, con la elección y compra ($5 pesos por animal) de los mejores ejemplares de ese arreo más otros ya traídos se dio inicio a la recuperación del caballo criollo. gato-y-mancha1
El profesor suizo Aimé Félix Tschiffely admirador de estos caballos y convencido de la fortaleza de los mismos se puso en contacto con Emilio Solanet y le propuso realizar una difícil empresa de recorrer los caminos entre Buenos Aires y Nueva York a lomo de caballo. La misma fue bien vista y aceptada por el Dr. Solanet y así fue que este le obsequio 2 caballos, Gato y Mancha, para llevar a cabo tal proyecto.
“Mancha estaba siempre alerta, desconfiaba de los extraños y no permitía que hombre alguno, aparte de mí mismo, lo montase... Si los extraños se le acercaban, hacía una buena advertencia levantando la pata, echando hacia atrás las orejas y demostrando que estaba listo para morder... Gato era un caballo de carácter muy distinto. Fue domado con mayor rapidez que su compañero. Cuando descubrió que los corcovos y todo su repertorio de recursos para arrojar al jinete a tierra fracasaban, se resignó a su destino y tomó las cosas con normalidad. Los dos caballos me querían tanto que nunca debí atarlos, y hasta cuando dormía en alguna choza solitaria, sencillamente los dejaba sueltos, seguro de que nuca se alejarían más de algunos metros” relata Tschiffely.
El recorrido de 21.500 Km. Se inicio el 24 de Abril de 1925 desde las puertas de la Sociedad Rural Argentina dividido en 504 etapas y a un promedio de aproximadamente 46Km diarios.
Decía el Diario La Nación en su crónica: "En Huarmey el guía no pudo más, ni sus bestias. Los dos criollos Mancha y Gato se revolcaron, tomaron agua y después se volcaron al pasto con apetitos de leones. De Huarmey a Casma, 30 leguas, calores colosales ¡52 grados a la sombra! sin agua, ni forraje, arena, arena, arena. Los cascos se hundían permanentemente de 6 a 15 pulgadas en la arena candente". gatoymancha
En la editorial del 23 de septiembre de 1928 quedó patentado el logro: después de más de tres años y cinco meses, Aimé montado en Mancha, su fiel compañero (Gato tuvo que quedarse en la Ciudad de México al ser lastimado por la coz de una mula), logró la hazaña: al llegar a la Quinta Avenida de Nueva York llevaba en los cascos de su caballo criollo el polvo de veinte naciones atravesadas de punta a punta, en un trayecto más largo y rudo que el de ningún conquistador, y sobre su pecho, un moño blanco y celeste, bien ganados como una condecoración, los colores argentinos.
Al llegar a Nueva York por la Quinta Avenida hasta el Palacio Municipal donde los recibió el Alcalde Mayor Walker, quien junto el Embajador Argentino, Dr. Manuel Malbrán le entrego la Medalla de Oro de la ciudad.
Mancha y Gato regresaron a Argentina el 20 de diciembre de 1928. Pasados unos años después de aquella heroica travesía y de regreso en Argentina, Aimé se llego un día a la Estancia "El Cardal". Viene a visitar a sus amigos, a quienes hace mucho que no ve, y con quienes compartió tantos momentos de alegría y sinsabores.
Se baja en la entrada de la estancia, lanza un silbido y al momento se le acercan al trote Gato y Mancha. Iban al encuentro de su preciado compañero.
sus caballos no lo habían olvidado
Gato y Mancha pasaron los días en el campo de la estancia “El Cardal” al cuidado de Juan Dindart , hasta que murieron en 1944 el primero y 1947 Mancha , 7 años mas tarde se les uniría su amigo el profesor Aimé Tschiffely. En febrero 1998 cumpliendo con su última voluntad las cenizas del jinete fueron enterradas junto a las de Gato y Mancha en el campo de Ayacucho.
Esta fue una de las travesías más largas y dificultosas realizadas 21.500Km. Lo que marco un record de distancia, como también el de altura, al alcanzar 5.900 msnm en el paso El Cóndor, entre Potosí y Chaliapata (Bolivia).
En conmemoración de la fecha en que Mancha y Gato entraron en la Ciudad de Nueva York, el Honorable Senado de la Nación Argentina y la Cámara de Diputados, han designado el día 20 de septiembre de cada año como el "Día Nacional del Caballo".
20 DE SETIEMBRE ES EL DÍA NACIONAL DEL CABALLO EN ARGENTINA POR LEY 25125
"Celebra la presencia y relevancia con que el caballo acompañó a la organización histórica, económica y deportiva de la República Argentina ".
Desígnase el día 20 de setiembre de cada año como "Día Nacional del Caballo".
Sancionada: Agosto 4 de 1999.
Promulgada: Setiembre 6 de 1999.
El Senado y Cámara de Diputados de la Nación Argentina reunidos en Congreso, etc. sancionan con fuerza de Ley :
ARTÍCULO 1º Desígnase el día 20 de setiembre de cada año como "DÍA NACIONAL DEL CABALLO", a los efectos de celebrar la presencia y relevancia con que éste acompañó a la organización histórica, económica y deportiva de la República Argentina.
ARTÍCULO 2° - Facúltase al Poder Ejecutivo Nacional a los efectos de disponer que por intermedio de los Ministerios de Cultura y Educación, Defensa e Interior se proceda a requerir a los establecimientos educativos primarios y secundarios como a las autoridades militares del Arma de Caballería, Gendarmería Nacional y Policía Federal Argentina, realicen en el día instituido evocaciones alusivas al caballo y su significación en la República Argentina y se invite a todas las instituciones públicas y/o privadas que, por su fundamento tengan afinidad o relación con el caballo, hagan lo propio.
ARTICULO 3° - Comuníquese al Poder Ejecutivo.

MiriamTarot
Cursos Online