foto1
foto1
foto1
foto1
foto1
peondecampo

Peondecampo

horloge site reloj pagina web

Patrimonio Echeverriano

perrosgatos
Facebook

Florencio Molina Campos

Nacia un 21 de agosto de 1891 el hombre que con sus dibujos  reflejo como ninguno el acervo gauchesco de nuestra pampa.

molina

Los primeros dibujos realizados fueron publicados en La Razón,. A partir de 1921 el diario adopta una posición innovadora, tanto por la creación de la edición dominical y de suplementos especiales, como por la incorporación de material gráfico. Se fortalecieron las páginas de crucigramas y de historietas, que con el tiempo se harían célebres gracias los clásicos personajes de Lino Palacio, Dante Quinterno y las ilustraciones de Molina Campos. La serie de este último, sin título pero conocida posteriormente como “Los Picapiedras Criollos”, si bien no es una de las facetas más rescatadas o difundidas del artista, forma parte de su historia gráfica y de la historia del humor gráfico argentino en general.
En 1930 la Fábrica Argentina de Alpargatas contrata a Florencio Molina Campos para ilustrar el almanaque de la empresa de 1931. Así, año a año, el pintor realiza doce obras originales que recrean escenas camperas con un toque humorístico, además de obras especiales para chapas y afiches publicitarios, que a su vez se reprodujeron en diferentes formatos como tarjetas de salutación, estampillas y almanaques de una sola lámina. Entre 1934 y 1936, los almanaques incluyen textos en los que Molina Campos relata la historia de Tiléforo Areco, personaje inspirado en el capataz de la estancia familiar, a través del cual representaba las costumbres del gaucho y su entorno, mostrándolo tanto en ocupaciones cotidianas como en momentos de diversión.
En 1940, de regreso de su viaje por Estados Unidos, y hasta 1945, Florencio vuelve a ilustrar los almanaques de Alpargatas. Los dos periodos, más las reediciones póstumas en 1961 y 1962, permitieron al artista llegar con su obra a las más vastas regiones del país. Las dos tiradas de almanaques representaron dieciocho millones de láminas que contribuyeron a una amplia difusión de su obra en la cultura argentina. El hábito de coleccionar las láminas fue conformando lo que se ha considerado una “pinacoteca de los pobres”.

Fuente:museolaslilas.org

 

 

MiriamTarot
Cursos Online